(429) 693.0076 :: 693.0224 contacto@conoceabasolo.gob.mx
Síguenos en:

Historia

Dentro del estudio de “Cuitzeo de los Naranjos, hoy Abasolo”, presento los diversos intentos de rastrear los antecedentes más remotos, de la presencia del hombre en esta región; encontrando que por las características “geográfico-climáticas” que tiene, le toca ser uno de los puntos de cruce, de la región Árido-americana- nómada y salvaje, a la región Mesoamericana-sedentaria y culta.

Se considera la llegada del primer hombre americano a estas latitudes, por el año 7,000 A. C., siendo las márgenes de los ríos Lerma-Santiago y Pánuco, las fronteras naturales que tanto unos pobladores como los otros, tratarán de tener bajo su dominio.

Es en los años 300 a 650 D. C. que según investigaciones actuales, aparece una cultura sedentaria dentro del municipio de Abasolo, “La Zona Arqueológica de Peralta”, que cobra vida, gracias al esfuerzo conjunto del INAH, Gobierno del Estado y Gobierno Municipal, siendo por lo tanto de acuerdo a estos descubrimientos, La Cultura de la Zona de Peralta, el vestigio más antiguo de vida en esta región, misma que desaparece igual que las culturas clásicas, dejando la evidencia de su presencia, en sus construcciones piramidales, que hoy forman parte de la historia precortesiana de nuestro municipio.

Al desaparecer esta cultura, continúan las tribus bárbaras queriendo penetrar al lado mesoamericano, asentándose en ese territorio en su parte occidental, otro pueblo que llegando hasta esta región, construye dentro del municipio de Pénjamo, la Zona Arqueológica de Plazuelas; misma que también hoy día está rescatada por el INAH y que según los arqueólogos, cobra vida entre los años 600 a 900 D. C.

Pasa un largo periodo en donde las continuas luchas por la conquista de los territorios, permite a los purépechas asentarse en la región Occidental, “de los grandes lagos” desde donde, extienden sus dominios hasta esta región de Abasolo y posteriormente, al entrar de lleno la conquista española; se inicia una nueva forma de vida bajo la adusta mirada de Don Juan de Villaseñor y Orozco, a quien se le da la Encomienda de Michoacán por 1527 y posteriormente en 1530, al paso de las huestes de Nuño Beltrán de Guzmán en su guerra contra los chichimecas, a fin de crear El Reino de Nueva Galicia;  permite que Cuitzeo aparezca dentro del mapa como Estancia de Cuitzeo, y que durante la colonia, vea nacer a Don Miguel Hidalgo y Costilla, para posteriormente, ya en México Independiente, convertirse sucesivamente en: Congregación, Pueblo, Villa, Municipio y Ciudad, desarrollando un estilo propio de vida y avance en su historia.